Share It

lunes, 6 de agosto de 2012

VÍDEOS



video

San Pedro Sula, Cortés, Honduras. El proyecto Centro Juvenil Las Palmas del Programa Municipal de Infancia, Adolescencia y Juventud, COMVIDA que apoya UNICEF, forma jóvenes con criterios y conocimientos suficientes en temas como la prevención del VIH y embarazos no deseados para que desempeñen el papel de orientadores de otros jóvenes de su entorno.












video



Un video que recopila la experiencia de varias adolescentes en Honduras que están embarazadas o son madres adolescentes, qué sintieron, quién las apoya, que metas y sueños tienen para su futuro. Además se cuenta con las opiniones sobre el tema de la Secretaría de Salud de Honduras, UNICEF, OPS y Save the Children, quienes analizan esta situación desde una perspectiva de salud pública y bienestar de las mujeres jóvenes adolescentes.










ESTADÍSTICAS



Embarazo y maternidad en adolescentes
Características
Ya son madres
Embarazadas con el primer hijo
Total alguna vez embarazada




Total
17.2
4.2
21.4
Edad
15
2.8
2.6
5.4
16
7.5
4.3
11.8
17
17.4
6.1
23.5
18
27.6
4.1
31.7
19
36.0
4.2
40.2
Educación
Sin educación
39.7
6.6
46.3
Primaria 1-3
34.2
7.9
42.1
Primaria 4-6
24
5.3
29.3
Secundaria
8.1
2.7
10.8
Superior
0.0
2.2
2.2
Área de residencia
Urbana
13.8
3.9
17.7
Rural
21.3
4.6
25.9






SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA PARA QUE NO REINCIDAN.

El incremento de las adolescentes embarazadas y portadoras del VIH, es también un problema latente, por lo que ese necesario de estudios con el fin de iniciar acciones en contra del problema, dijo la representante del Programa de Atención a las Adolescentes, Maribel Navarro.

La entrevistada, lamentó que haya niñas entre 12 a 19 años en estado de gravidez y portadoras del VIH que por ignorancia contagian a su hijo al no tomar las medidas para prever esa posibilidad.

Inestabilidad familiar, violencia, alcoholismo y falta de educación, son algunas de las causas para que las adolescentes hondureñas resulten embarazadas, según el informe del Observatorio de la Violencia de Casa Alianza.

El informe del Observatorio de la Violencia de Casa Alianza refleja que muchos de esos embarazos ocurren por agresión sexual por parte de padres, padrastros, amigos y familiares cercanos a las jóvenes. Según la Fiscalía de la Niñez, al menos un 50 por ciento de los embarazos son producto de violaciones
El documento indica que es alarmante el embarazo en las jóvenes a causa de la falta de educación, la inestabilidad familiar, la aceptación de mantener relaciones sexuales a edades cada vez más precoces y la falta de educación suficiente sobre el comportamiento sexual responsable.

El informe señala que la madre adolescente se arriesga a ser víctima de anemia, a contraer enfermedades de transmisión sexual y riesgo de la práctica de una cesárea para dar a luz.

También se exponen a complicaciones de la salud de sus bebés, pues el cuerpo de las madres no posee las condiciones óptimas para la concepción. Otro aspecto que afecta a las adolescentes es la falta de educación por parte de los padres, así como el consumo temprano de alcohol o drogas.

“No se puede dejar de mencionar que estas causas y riesgos existen en todos las ámbitos sociales, pero las probabilidades son mayores para una niña de bajo estrato social que para una con mejor situación económica y padres profesionales”, destacan.


PARTOS DE MENORES AUMENTAN

La investigación arrojó que casi una tercera parte de los partos en hospitales públicos corresponden a niñas menores de 18 años.

“La situación de la niñez hondureña es preocupante, ya que la génesis de situaciones incontrolables por parte de los entes estatales y a nivel de sociedad se agudiza y con esta la necesidad de supervivencia, lo que provoca que los niños y niñas queden a la intemperie o el abandono”, señala el estudio.

Estiman que un agravante es que muchos de esos embarazos ocurren por agresión sexual por parte de padres, padrastros, amigos y familiares cercanos a las adolescentes. Manifiestan que la Fiscalía de la Niñez reporta que a nivel nacional al menos un 50 por ciento de los reportes corresponden a violaciones contra adolescentes entre los 12 a 18 años abusadas por sus padres, muchas de las cuales concluyen en embarazos no deseados.

“Otros casos que ponen en precario la situación de los niños es el descuido de los padres de familia o las personas responsables de los pequeños”, recalcan.

CONCEPTO
Se define el embarazo en la adolescencia como la gestación que ocurre durante los dos primeros años después de la primera menstruación (entre los 10 y 13 años aproximadamente) y cuando la adolescente mantiene la total dependencia social y económica de sus padres.  

RECOMENDACIONES PARA LOS PADRES


Los expertos recomiendan que sea importante informar al adolescente sobre los cambios fisiológicos y psicológicos en esta etapa de la vida, así como del despertar del deseo sexual.


El adolescente debe saber seleccionar la información sexual que recibe porque a veces puede confundirse y entenderla como una incitación; acompañada por el despertar de la sexualidad, la búsqueda de experiencias nuevas y el impulso del adolescente, puede dar como resultado un acercamiento inmaduro e irresponsable a la sexualidad.




Es importante el papel de los padres.

La comunicación con sus hijos debe ser abierta y darles confianza para que pregunten e intenten resolver cualquier duda con ellos.
Para ello es aconsejable que los padres les hablen del amor, de la pareja, el sexo, los hijos y las responsabilidades, etc.

Un 38% de las adolescentes son madres en Honduras.

Tegucigalpa, Honduras. (21 julio 2011) Cintia es una adolescente de 14 años madre de un bebe de cinco meses. A los 12 se fugó de su hogar por decisión propia, con un hombre mayor de edad y dejó el colegio donde cursaba el primer curso de ciclo común, porque según sus propias palabras estaba enamorada. No obstante a los tres meses de convivir ambos decidieron cortar la relación por falta de entendimiento.

“Solo vivíamos peleando además yo tenía otro novio porque mi compañero no me daba el tiempo que necesitaba, sólo se dedicaba a trabajar y venía a altas horas de la noche por eso decidí volver a casa de mis padres”, expresó.

Ahora la guapa adolescente de mediana estatura y cabello rizado es una madre soltera de las tantas que hay en Honduras. 

Según un estudio de la Encuesta Nacional de Epidemiología y Salud Familiar (ENESF) en Honduras el 25 por ciento de la población corresponde a adolescentes de los cuales un 59 por ciento ya tiene su primera relación sexual a los 20 años. Mientras un porcentaje de 38 ya tienen un hijo a esa misma edad. 

Asimismo, la mayor tasa de mortalidad materna la comprenden el grupo de mujeres de entre 12 a 20 años, porque el riesgo de morir de una adolescente es mayor comparado con una mujer adulta debido a que su estructura anatómica aún no está preparada para esa acción.



Ese problema, a criterio del director del Programa de Atención al Adolescente del Ministerio de Salud Omar Viloria, se debe a varias causas específicas, como la desintegración familiar, tolerancia del medio a la maternidad adolescente, complacencia de la sociedad sobre todo lo que respecta a los varones a quienes se les orilla a tener relaciones sexuales a muy temprana edad por medio de la pornografía que se ve en Internet y la televisión y el bajo nivel educativo.


Entre esos factores, también se encuentra la ignorancia de las jovencitas al creer que no se puede salir embarazada desde la primera vez que tienen relaciones sexuales, la emigración con fines de explotación sexual, distorsión de la información que llega a las afectadas por lo medios incorrectos, falta de sistema de valores, aumento de la población adolescente en Honduras y factores socioculturales, agregó. 

A su criterio, la forma más apta para poder disminuir ese flagelo social es primordial que en los centros educativos se oriente de una mejor forma a los alumnos en el manejo de su sexualidad.

“En Honduras, es necesario que los centros educativos profundicen en ese tema para que los jóvenes adopten medidas responsables a la hora de tener relaciones sexuales, porque el escaso conocimiento lleva a las jovencitas a embarazarse en forma prematura aparte de otros riesgos que afectan a ambos sexos”, manifestó.

Por los momentos, el Ministerio de Educación con ayuda de la Agencia de Cooperación de Estados Unidos para la Cooperación Internacional (USAID) trabaja en un programa de prevención y capacitaciones a personal de esa institución para que al brindar servicios de salud en adolescentes embarazadas aprovechen para orientarlas en
los riesgos.

FALTA DE COMUNICACIÓN

La psicóloga Candy Córdova dijo que las últimas estadísticas reflejan que las adolescentes están teniendo relaciones sexuales a más temprana edad; por ejemplo, en las muchachas se da entre 15 y 16 años y en los varones, de 13 a 14 años.

“Varios factores desencadenan esta situación, como la falta de comunicación entre los padres o la poca educación en el hogar.


A muchos papás se les hace difícil tocar el asunto por vergüenza o miedo y piensan que si hablan de ello con sus hijos, los inducirán a hacer algo, pero eso no es cierto. Entre más informado esté un joven, tiene mayor determinación para tomar decisiones acertadas”, indica Córdova.
La profesional lamenta que en los colegios y escuelas no exista una materia específica enfocada en la sexualidad, “se habla de una forma biológica y la información es muy breve.

Algunos muchachos quieren saber más, pero les da pena preguntarles a sus padres, porque ellos, en vez de aconsejarlos, los reprenden. Entonces buscan consejos en otras personas que suelen orientarlos mal”.

Otro grave problema es que casi siempre hay fuerte presión sobre las jóvenes embarazadas. Algunas se ven orilladas a abandonar sus estudios, sufren agresiones de su familia y del entorno, tienen menos oportunidades de conseguir empleo y se interrumpe su proyecto de vida, sin olvidar que deben educar a su hijo en un ambiente desfavorable, indica Córdova.


Estas presiones pueden orillarlas a tomar la decisión de recurrir a un aborto. Algunas veces hasta sus novios las obligan a tomar esa decisión. “Se requiere un esfuerzo colectivo en que se proporcione información adecuada sobre sexualidad a la población para evitar este problema”, comenta.

Ante el incremento de embarazos en jóvenes, se creó en San Pedro Sula un programa de prevención dirigido por Comunicación y Vida, Convida.

“Desde marzo de 2010 se desarrolla el programa de las panzas y los bebés virtuales y se imparten charlas de educación sexual en los colegios y a jóvenes de varias comunidades, dice Claudia Flores, coordinadora de los educadores.

Este proyecto de las panzas y los bebés virtuales no está funcionando actualmente, pero se espera reanudarlo este año. Mientras tanto, continúan las charlas y las capacitaciones de jóvenes líderes para que lleven el mensaje a sus compañeros.

“Debido a la necesidad de orientar a los jóvenes y promover los valores perdidos, nuestro compromiso es trabajar en coordinación con los maestros y padres de familia aplicando un programa de educación en valores”, dijo Elena Argentina Flores, orientadora de del instituto San Vicente de Paúl. “Una vez al mes nos reunimos con padres y maestros para hablar de valores como el respeto, el amor y la integridad, con el propósito de formar jóvenes integrales que ayuden a la sociedad”, explicó.
Consejos de expertos

Los expertos coinciden en ciertos factores afectan a las muchachas: uno de ellos es la desinformación. No sólo es determinante la falta de conciencia sobre la sexualidad y los anticonceptivos, sino que quienes tienen más conocimiento de estos asuntos no siempre lo aplican. Además, todavía hay muchos tabúes y deficiencias en la educación escolar.

Algunas investigaciones muestran que los adolescentes conocen los métodos para prevenir el embarazo e incluso saben cómo funcionan, pero no los usan.

La familia disfuncional es otro de los factores. Más del 80 por ciento de los embarazos de adolescentes se presentan en quienes provienen de hogares en las que prevalecen la incomunicación, la falta de afecto y las relaciones problemáticas.


1. La prevención sí es posible. Hablar de salud reproductiva es uno de los puntos más importantes, pero la experiencia indica que la información es más efectiva cuando los hijos aprenden de sexualidad desde edad temprana.
Un buen apoyo para los padres son los cursos y talleres en los que se habla del uso e importancia de los métodos anticonceptivos y la manera de evitar un embarazo o contraer una infección de transmisión sexual.
2. Es de gran importancia que la relación entre padres e hijos sea abierta, afectuosa, con buenos canales de comunicación, y que ponga en práctica la empatía (que los mayores traten de ver “del lado del adolescente” y viceversa).
3. Los padres deben librarse del miedo de hablar de sexualidad y reconocer que, cuando no conocen un tema, deben buscar información juntos, de modo que el joven comprenda que hay apertura y se le toma en cuenta.


DE CADA TRES MADRES, UNA ES ADOLESCENTE

Siete de cada diez embarazadas en América Latina son adolescentes de 15 a 19 años de edad.

Falta de educación San Pedro Sula, Honduras

Siete de cada diez embarazadas en América Latina son adolescentes de 15 a 19 años de edad. Honduras es uno de los países con más alta incidencia de la región, ya que se estima que el 30% de los partos son de jóvenes de 13 a 19 años, según datos de la Organización Iberoamericana de la Juventud, OIJ.

Las cifras van en aumento. En 2009, en el Materno Infantil de San Pedro Sula se atendieron 4,011 partos de jóvenes entre 12 y 19 años. De cada tres madres que se atienden a diario en este hospital, una es adolescente.

En Honduras, por cada mil parturientas registradas anualmente en los hospitales públicos, 140 tienen entre 13 y 19 años, según el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo. En su gran mayoría acaban siendo madres solteras.


Las estadísticas confirman la falta de educación en el tema de sexualidad y exceden los datos reportados por el resto de los países de Centroamérica. El informe revela que Nicaragua registra 119, Guatemala 114, El Salvador 104, Belice 95, Panamá 89 y Costa Rica, 78.

América Latina es la única región del mundo donde la tasa de fecundidad entre las adolescentes ha seguido creciendo en los últimos 30 años.

El informe, elaborado por la Organización Iberoamericana de la Juventud, OIJ, señaló que un 7.3% de los embarazos se producen en adolescentes de entre 15 y 19 años.
Los representantes de la OIJ pidieron a los gobiernos que apuesten por mejorar la educación sexual de los jóvenes mediante “políticas serias y decididas” que permitan reducir estas cifras.

EMBARAZO Y MATERNIDAD DE ADOLESCENTES

Para los efectos de este informe se consideran como adolescentes las mujeres de 15  a 19 años. La conducta reproductiva de las adolescentes es un tópico de reconocida importancia, no sólo en lo concerniente con embarazos no deseados y abortos, sino también en relación con las consecuencias económicas y de  salud.  Los embarazos a muy temprana edad forman parte del patrón cultural de algunas regiones y grupos sociales, pero en las grandes  ciudades generalmente no son deseados y se dan  en parejas que no han iniciado  una vida en común; o tienen lugar en situaciones de unión  consensual, lo que generalmente termina con el  abandono de la mujer y del hijo, configurando  así el problema social de la 'madre soltera', como es conocido en  Honduras.  

Muchos de estos embarazos terminan en abortos practicados por personas empíricas y en condiciones sanitarias inadecuadas, ya que los servicios médicos especializados son escasos y costosos porque el aborto es ilegal en Honduras. Si bien las tasas de fecundidad de las adolescentes  han descendido en la mayoría de los llamados países en vías de desarrollo durante los últimos 20 años, aun así la conducta reproductiva de este grupo es una gran preocupación. En comparación con los cambios infecundidad observados en los grupos de mujeres de mayor edad, en gran parte como resultado del uso de métodos de planificación familiar, las reducciones en la fecundidad de adolescentes son principalmente obtenidas mediante la postergación de la primera unión.

El Cuadro 4.8 contiene el porcentaje de adolescentes con al menos un hijo nacido vivo o que estaban embarazadas por primera vez al momento de la encuesta, según características seleccionadas; y en el Gráfico 4.4 se presenta el porcentaje de adolescentes alguna vez embarazadas por departamento.





Porcentaje de adolescentes (15-19 años) que ya son madres o que están
Embarazadas por primera vez, por características seleccionadas,
Honduras 2005-2006
–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
                                                Adolescentes
                                      Alguna vez embarazadas
                            –––––––––––––––––––––––––––––
                                          Embarazadas Número
                                             Ya con el Total de
                         Son primeros alguna vez adolescentes
                        Característica madres hijo embarazadas
–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
Edad
 152.82.65.41,005
 167.54.311.7937
 1717.46.123.5922
 1827.64.131.6879
 1936.04.240.2767
Educación
 Sin educación                 39.76.646.3102
 Primaria                          1-334.27.942.1371
 Primaria                          4-624.05.329.31, 816
 Secundaria                      8.12.710.82, 143
 Superior                           0.02.22.279
Quintil de riqueza
 Inferior                             26.25.131.3664
 Segundo                           19.04.723.7782
 Intermedio                      22.44.827.21, 008
 Cuarto                              14.55.119.61, 030
 Superior                          7.81.89.61,028
Area de residencia
 Urbana                             13.83.917.72, 469
 Rural                                21.34.626.02, 041

Departamento
 Atlántida                                        26.5     2.8     29.3     252                            
 Colón                                             25.0     6.1     31.2     170
 Comayagua                                    18.5     4.5     23.0     284
 Copán                                            21.2     4.3     25.5     193
 Cortés                                            12.1     4.2     16.3     880
  San Pedro Sula                              9.3       4.2     13.5     427
  Resto Cortés                                14.7      3.2     18.9     453
 Choluteca                                      17.8      4.2     21.0     258
 El Paraíso                                      12.3      5.0     16.5     222
 Francisco Morazán                       14.9      4.7     19.9     869
  Distrito Central                            13.6      6.2     18.3     678
  Resto Fco. Morazán                    19.5      4.3     25.7     191
 Intibucá                                         17.1      3.2     21.4     122
 La Paz                                           15.4      4.1     18.6     110
 Lempira                                         22.0     5.2      26.1     140
 Ocotepeque                                   15.7     5.5      20.9     68
 Olancho                                         17.8     3.7      23.3     264
 Santa Bárbara                                 25.1    2.9      28.8     227
 Valle                                               14.9    3.1      17.8     102
 Yoro                                               19.1    4.2      22.3     349

Total                                               17.2     4.2     21.5     4510                                    


     Si bien las diferencias por edad son notables, las diferencias por quintil de riqueza y por educación son aún más importantes, especialmente por educación. Es así como los mayores porcentajes de adolescentes que son madres o están embarazadas se presentan entre las mujeres sin educación (46 por ciento) o apenas con primaria (42 por ciento). Por el contrario, entre las mujeres con educación secundaria, apenas el 11 por ciento han sido madres y entre las mujeres con educación superior, el 2 por ciento.

Las adolescentes en el quintil inferior de riqueza tienen tres veces la probabilidad de haber sido madres que las adolescentes en el quintil superior (31 y 10 por ciento, respectivamente). En Colón, casi una de cada tres adolescentes (31 por ciento) ya son madres o se encuentran embarazadas. Los niveles de maternidad y embarazos en adolescentes también son altos en los departamentos de Santa Bárbara y Atlántida con 29 por ciento cada uno, y en Lempira y Copán (26 por ciento cada uno). Al otro extremo se encuentran las adolescentes del departamento de Cortés con apenas el 16 por ciento alguna vez embarazadas (14 por ciento en San Pedro Sula) y las de El Paraíso (17 por ciento).